Biotechveg

VEGETALES DE OTOÑO, ¿QUÉ TIENEN DE ESPECIAL?

Lunes, 15 de Octubre de 2018

Con el otoño llegan unos cuantos cambios en el clima, en el armario... ¡y en la nevera! La bajada de las temperaturas nos empuja a comer alimentos diferentes. Y es necesario llevar una dieta equilibrada y saludable, que aporte al organismo todos los nutrientes que precisa en esta estación. Este cambio en el tiempo también marca una nueva época de recolección, ya que, aunque gracias a la ultracongelación de las verduras podemos consumirlas en cualquier ocasión, estas se cosechan en su mejor momento para que sus propiedades se conserven durante todo el proceso hasta llegar al congelador. 

Zanahorias

Durante el mes de septiembre comienza la recogida de la zanahoria, que se extiende hasta finales de abril, cuando empiezan a subir las temperaturas. Este alimento, uno de los más comunes de la dieta mediterránea, está presente en gran número de platos y recetas que se consumen en todas las épocas del año.

La zanahoria es muy conocida por ser buena para la vista y para el bronceado. Sin embargo, aporta muchos otros beneficios para el cuerpo. La zanahoria estimula el apetito, en su versión menos cocinada, fortalece las encías y los dientes, es rica en potasio y fósforo y refuerza las uñas y el cabello gracias a su contenido en betacaroteno. Además, tiene mucha agua, por lo que se convierte en un perfecto antioxidante.

Existen numerosas formas de preparar la zanahoria: al vapor, hervida, cruda, cocinada o licuada. Su presencia en gran número de recetas tradicionales la convierte en indispensable para llevar una dieta variada y equilibrada.

Espinacas

La espinaca es una verdura compuesta en su mayoría por agua. Aun así, contiene gran cantidad de vitaminas, fibras y minerales. Este alimento antioxidante y muy bajo en grasas e hidratos de carbono resulta indispensable en una dieta equilibrada. Su recolección comienza en septiembre y finaliza en junio, por lo que abarca casi todo el año, excepto los meses de más calor.

Las espinacas aportan de forma natural vitaminas y minerales, perfectos para afrontar la llegada del frío. Entre los minerales que contiene, destacan el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio o el fósforo. Y respecto a las vitaminas, cuenta con un alto nivel de vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, como así también vitaminas del grupo B y ácido fólico.

En general, resulta un alimento completo, perfecto como plato único o como acompañamiento de otros productos. Es apropiado tanto para la comida como para la cena.

Judía verde

Las judías verdes comienzan a recogerse en junio, hasta el mes de octubre. El otoño marca el final de la recolección de esta verdura, que, de forma muy común, se consume en todas las épocas del año.

Las judías verdes contienen gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales. Fortalecen el sistema inmunológico gracias a las vitaminas A y C y zinc. Su alto contenido en fibra ayuda a combatir el estreñimiento y su concentración de magnesio y potasio previene un gran número de enfermedades, como el asma, la artritis, las infecciones de oído o los resfriados, entre otros. Además, las judías verdes combaten el colesterol, mejoran la memoria y son un potente antioxidante. Consumir judías verdes supone un plus de energía para el organismo.

Maíz

La recolecta del maíz se produce entre julio y octubre. Este alimento rico en minerales y vitaminas A, B y E es un gran antioxidante, perfecto para la prevención de enfermedades cancerígenas. La vitamina A fortalece la vista y la piel, y su gran contenido en minerales (cobre, hierro, magnesio, zinc y fósforo) previene la aparición de la anemia. Además, tiene un alto contenido en fibra, lo que mejora las digestiones, así como los niveles de colesterol y glucosa en el cuerpo.

Hay muchas formas de consumir el maíz. La más común, en ensaladas. Es un perfecto acompañante de otros alimentos, en cualquier momento del día y en cualquier época del año.

Actualidad Visite nuestra sección de noticias